CERYA | José Benitez #2505, Obispado, Monterrey, Nuevo León.

BLOG

  1. Es una afección por la cual resultan inflamadas partes del tubo digestivo, junto con la colitis ulcerosa. Esta patología es un proceso inflamatorio crónico del tracto intestinal que suele afectar con mayor frecuencia a la porción más baja del intestino delgado y al intestino grueso.

  2. Ardor de estómago, infamación o distensión abdominal, cólicos, digestión pesada, etc... Muchas personas experimentan regularmente tales molestias pero ya sea que se trate de síntomas digestivos pasajeros o permanentes, es importante identificar cuando hay que visitar al gastroenterólogo.

  3. La colonoscopia, tal como su propio nombre lo indica, es un exámen médico que se utiliza tanto para diagnosticar como para tratar patologías del intestino grueso y, más concretamente, del colon.

  4. Una endoscopia es un procedimiento médico que se solicita para ver el interior del cuerpo, a través de un instrumento conocido como endoscopio. También en algunas ocasiones las endoscopias se utilizan para la realización de cirugías.

  5. La endoscopia superior es un procedimiento utilizado para visualizar la parte superior de tu sistema digestivo con una pequeña cámara unida al final del tubo largo y flexible (endoscopio).

  6. Es la sensación de que el alimento sólido o líquido se atora en la garganta o en cualquier punto antes de que éste ingrese al estómago. Este problema también se denomina disfagia.

  7. Los pólipos son tumores benignos que involucran el revestimiento de los intestinos (tumores no cancerosos o neoplasias). Se pueden encontrar en varias ubicaciones del tracto digestivo pero son más comunes en el colon.

  8. La hemorragia en el tracto digestivo es un síntoma de una enfermedad, no una enfermedad en sí. Varias afecciones diferentes pueden producir hemorragia.

  9. Una Úlcera péptica es una llaga en la mucosa que recubre el estómago o el duodeno, que es la primera parte del intestino delgado. El síntoma más común es un ardor en el estómago.

  10. Las vías intestinales o gastrointestinales incluyen el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso o colon, el recto y el ano. La hemorragia (sangrado) puede provenir de una o más de estas zonas. La cantidad de sangre puede ser tan pequeña que sólo se detecta con pruebas de laboratorio.